Suframos sólo cuándo sea necesario sabiendo que somos los auténticos responsables de nuestro humor. Porque la pena es algo muy serio como para tomárselo en broma, pero también la alegría es muy importante como para tomársela en serio. ¡Qué follón!

Suscribirse al canal RSS
 
Blog Summary Widget